lunes, 30 de mayo de 2011

Extracracia

La política no es mi fuerte ni este es blog para estos temas. Suelo ser bastante idiota en el sentido griego de la palabra, pero los últimos acontecimientos (15-M) me han hecho pensar estos días en política, en como funciona, cuales son los posibles errores de concepto que, con todo el respeto que se merece la democracia actual en España, podríamos llegar a mejorar. Por supuesto, el enfoque del tema no deja de ser científico. Evitaré en lo posible pasar al plano social, cultural, ni de actualidad.

Actualmente, una persona que llega a un cargo político ha tenido que seguir un camino que solo unos pocos están preparados para atravesar. Un largo y costoso camino cuesta arriba para el que hace falta un profundo sentido de ambición y ganas de conseguir poder. No digo que falte vocacionalidad ni ideales políticos, pero se seleccionan los candidatos con mayor ambición, mayor ansia de poder y peores formas, ya que solo sacando codos son capaces de abrirse camino, cuanto más alto mejor.

Es como poner a los lobos a cuidar del rebaño. ¿Nos extrañamos de su ánimo de lucro? ¿nos rompemos las vestiduras por los casos de corrupción? ¿Es tan raro que les importe más ellos mismos que todos los demás?. El sistema actual elige para gobernantes a quienes cuentan con las características perfectas para que todo esto suceda.

Para que esto no quede en una simple crítica, propongo una [espero] nueva forma de gobierno. La Extracracia:

La sociedad estaría dividida en dos tipos de personas: Los cives, personas sin poder político y que viven dentro del circuito económico (vamos, tu y yo...), y los extras o políticos, personas con poder político pero que estarían fuera del circuito económico de por vida.

Toda persona con verdadera vocación y capacidad política, demostrada ante un examen imparcial, pasaría a ser un extra, junto con sus familiares de primer grado de consanguinidad. De esta forma saldrían del circuito económico de por vida. No tendrían derecho a la propiedad privada, ni a comprar ni vender cosa alguna. De igual manera no podrían tener riquezas, incluido dinero líquido. Por su estatus de extra tendría derecho a un nivel de vida bueno, estando asistidas sus necesidades en base a una ley y al cargo ocupado. Todo decidido popularmente de antemano y consolidado en una ley. Todo poder político tendría que ser gestionado por extras.

De esta forma, las personas al cargo de gobernar, serían imparciales ante intereses propios directos o indirectos, guiándose únicamente por ideales políticos y la búsqueda del bien común, siendo imposible que influyan en sus decisiones el poder económico.

La elección de cargos seguiría siendo por votación popular, a la manera democrática. Un voto por cada cives. Un extra puede ser degradado a cargos de menor peso político, pero su condición de extra sería vitalicio.

La barrera establecida por este sistema entre la política y la economía orientaría la sociedad hacia el bien del individuo, y no hacia el bien de la economía. La lucha de la sociedad de consumo en la que seguirían los cives aseguraría el empuje por mejorar [Extracracia no es comunismo] y al librar a los políticos de sus propios intereses borramos definitivamente corrupciones.

domingo, 29 de mayo de 2011

Soledad en La Seca.

Ruido de pájaros.
Cantares monótonos,
insistentes,
como el fluir del río,
vuelan,
ajenos de iglesia y dinero.

Agujeros en las casas
reclaman atención,
sin esperanza,
con utópica melancolía.

Las piedras se empapan
del calor,
temiendo,
el regreso del frío.

domingo, 15 de mayo de 2011

Soledad en Ruanes

Mis pasos se extrañan de oírse a si mismos,
mientras se abren camino entre la verde vida.
Sólo soy un susto para un gato,
libre, ajeno,
un choque inesperado para el ejército de insectos.
Tan libiano como la poesía que nace
espontanea, sin buscarla,
y nunca llegas a apuntar.
Tan importante chocas tus pies contra el suelo,
reafirmándote,
molestando a la rutina con su modesto ruido,
en un vago intento de manchar el mundo de ti.
De marcar tu huella, como si te fuera a salvar,
bajo la risa sorda de las rocas.
Las nubes vienen, el sol se calma.
Es tiempo de parar
Para apuntarte a ti
mi pequeña marca para perdurar.

viernes, 13 de mayo de 2011

Charla con el tiempo

El tiempo marca mis pasos
condenando cada uno de ellos
para dar lugar al siguiente
bondadoso verdugo que me das la posibilidad
y me quitas el pasado
dejando solo una mota de presente
un instante que duda de si mismo
que teme tus caprichos
que mira hacia otro lado
para evitar tener que preguntarte
¿Eres bueno o eres malo?
¿Me engendras o me destruyes?
¿Soy gracias a ti o dejare de ser por ti?
Estas pegado al espacio
enmarañado con la materia
aplastado por su gravedad
atravesado por la energía que ciega tus ojos
¿Quien eres?
Tiempo
Por que no paras a pensar lo que haces
Por que no te conformas con un presente,
siempre quieres más, cambiarlo,
¿A donde te lleva tanto cambio?
A la destrucción
la eliminación de yottabytes
la desintegración de tanta y tanta información
que dejaste fría, congelada, muerta
en el pasado.

jueves, 5 de mayo de 2011

Localización celular

Nuestro cuerpo se forma a partir de una sola célula. A partir de esa célula, por sucesivas divisiones, se forman tejidos, órganos, sistemas...

Sabemos bastante acerca de como funcionan las células, como trabajan con la información de su ADN-ARN, sus orgánulos, membrana y núcleo.

La pregunta es: Para que una célula se diferencie, se especialice en alguno de los tipos que existen para pasar a formar parte de un órgano que formará parte de un sistema la célula necesita saber donde está ¿Como sabe una célula donde está, quien va a ser ella dentro del conjunto de millones de compañeras? ¿Que idioma hablan entre ellas que las permite geolocalizarse?